La Hermandad Sacramental de Los Gitanos vuelve a hacer historia con un Festival benéfico que promete continuidad en el tiempo.

La noche del pasado 22 de junio quedará por siempre escrita en la historia de la Hermandad Sacramental de los Gitanos de Sevilla. Pues, tras apenas unos pocos meses de intenso trabajo, el Iº Festival Flamenco “Valle Gitano” se hizo realidad.

Rotundo éxito de crítica y público para esta primera edición que contaba con un elenco artístico de primer nivel con cantaores como Pedro El Granaino, Esperanza Fernández, José de la Tomasa; las guitarras de Raúl “El Perla”, Paco Cortés, Rafael Rodríguez “El Cabeza”; el cuadro de “Triana a San Román” que nos llevó la Solera de los cantes y bailes de la otra orilla de río de la mano de artistas como El Pati de Triana, Pepe Torres, Joaquina Amaya, Luis Peña, José Lérida, Juan Lérida, Curro Vega, Salud Vega, Antonio “El Cordobés”, Mª Ángeles Castillo, Lidia Vega, Melchor Santiago…; y en el baile, Farruquito.

Un Festival que en su primera edición rindió homenaje público, el primero oficial, al matrimonio de sublimes bailaores, esenciales para entender la escuela sevillana del baile, Matilde Coral y Rafael “El Negro”, a título póstumo.

Casi mil personas se reunieron en el marco incomparable de los Jardines del Valle, entre ello ilustres del flamenco como Cristina Hoyos y del toreo como Curro Romero. La antigua muralla, testigo mudo del devenir histórico sevillano desde época romana, presenció el nacimiento de un festival que ha llegado con la intención de convertirse en un referente en la agenda veraniega flamenca de Sevilla, y todo ello,en torno a una buena causa: el apoyo a la obra social de la Hermandad. Sin olvidar, casi la treintena de medios de comunicación acreditados para ser testigos de este primer festival, y los colaboradores y patrocinadores que de una forma u otra ayudaron a dar vida a “Valle Gitano”.

La noche empezaba tomando la palabra el escritor y flamencólogo, Antonio Ortega que con el arte y gitanería que le imprime a su palabra fue presentando uno a uno a los artistas que pisaron el escenario.

El primero Pedro el Granaino, artista que ya escribió con letras mayúscula un hecho que también formará parte de la memoria de la Hermandad, como fue esa sublime saeta que cantó este año en Campana al Señor de la Salud. El Granaino, defensor a ultranza de la cultura gitana, tanto en su cante como en su vida, fue el que rompió el hielo, el que inauguró “Valle Gitano”, y el primero en poner en pie al público. Pedro, en unas palabras al finalizar la actuación nos dijo que esto había sido para él “una experiencia única” que se sentía un privilegiado y que lo vivido “esta noche es los Jardines del Valle es impresionante”.

La siguiente en tomar el relevo sobre el escenario fue Esperanza Fernández que nos regaló un cante muy gitano, muy jondo y muy trianero, haciéndose con el público por seguiriyas y bulerías. Esperanza también nos dedicó unas palabras muy emotivas agradeciendo enormemente a la Hermandad “por hacer realidad este Iº Festival, y que ojalá Dios quiera, porque el Señor de la Salud lo va a permitir, que dure muchos años”.

 

Tomó el testigo el arte, la gracia, el compás… de los bailes y cantes del cuadro “De Triana a San Román”. Formado por algunos hermanos de la Hermandad, con apellidos de fragua, de familia que fundían los metales, y hoy ellos los fundes con sus voces y bailes, los cuales disfrutaron igual o más que el público que tuvo la oportunidad de ver congregado tanto arte junto en los Jardines del Valle.

 

Con este cuadro sobre las tablas se procedió al homenaje a Matilde Coral y Rafael El Negro. Matilde, en presencia de nuestro Hermano Mayo,  José María Flores, no tuvo más que palabras de agradecimiento por este tributo a ella y a su marido.

Y a esta noche “no le faltó ni un perejil”, porque para más inri, Matilde Coral cumplió años sobre el escenario sin faltar al ritual de la tarta y las velas, y aunque retirada ya del baile, pero no del flamenco, se atrevió a darse un bailecito con su único, inigualable y elegante braceo del que hace gala y por el que es Decana. Momento muy emotivo, único y cabal que finalizó con un público en pie rendido a Matilde Coral.

 

La segunda parte del Festival, la abría José de la Tomasa desgarrador por soleares, maestro de maestros, solemne y jondo en mayúscula tal y como se caracteriza su voz.

Y para cerrar “Valle Gitano”, pasada la media noche, un público entregado llegaba expectante para disfrutar del baile de Farruquito.

 

 

Decisión, arte, magia, compás, gitanería… en cada zapateado sobre el escenario puso el broche de oro a este Iº Festival Valle Gitano.

Tal y como puntualizó nuestro Hermano Mayor, “Valle Gitano” ha nacido con la intención de quedarse, y el día 22 de junio, esta continuidad, tomó sentido. Una jornada gracias a la cual, nuestra acción social recibía un gran empujón para continuar y ampliar sus proyectos sociales, tan importantes en los tiempos que corren.

Orgullosos porque el Iº Festival Flamenco “Valle Gitano” ha dado sus frutos y recompensas. Muestra de ello es lo que la prensa ha destacado en estos días: “El I Festival Flamenco Valle Gitano fue todo un éxito. Cuando los gitanos se organizan no hay quien los pare. Le auguramos futuro a este festival. Por la gloria del Planeta.”, Manuel Bohórquez, El Correo de Andalucía; o “Sevilla ya tiene su Festival Flamenco”, Luis M. Pérez, Revista La Flamenca.

Si quieres ver la galería de imágenes de “Valle Gitano” pincha aquí.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies